martes, diciembre 27, 2011

Daniel Viscarra CORTAFUEGOS

Cortafuegos


    Encima de la mesa: un memorial, un palimpsesto anacrónico bifurcando los virgos labiales del magma en una pareja de recuerdos colorados, que silencian —de igual manera— el maúllo de esa historia que hace el amor con la pisada infinita de un barco, sin jamás frenar la conclusión; un zaguán de jardinerías celestes compagina un jarrón de olores a cielo impermutable y escabeche de sábanas trituradas. Encima de la mesa: un espejo, un gato y un tranvía escondiendo al paisaje entre sus vértebras. La noche —paisaje cálido— va sobornado los soplos árticos que hamacaron los jarabes de la primavera en el fuego de las montañas enervadas, hundida en la niebla que envolvió al Sol felice y minotauros bajo el tapón umbrío de sus pájaros cenizos, que, con los cantos y los descantos eleusinos acostillando el tatuaje de su estómago, babeó también sus gofios plomos sobre el paño lunar, rico en periferias finitas y un aliento de nostalgia capaz de montar el polvo de las flores y desparramar las arrugas del papel.


                                                                                                     “De cómo la montaña borracha
                                                                                                                                    [sumerge lágrimas,
                                                                                                       Lenguada en el paisaje.
                                                                                                       Un descortinaje al
                                                                                                                                    [nocturno imperial.
                                                                                                       Una poza de sueños
                                                                                                       Que duerme despierta.”


    La noche párvula espejea su rostro misionero en los catalejos de un cielo temporal, y así su postergo en el reflejo estropea sus fragas de anchoas jugando con las canicas de la vejez y la niñez en una misma centrífuga, derramando suavemente la belleza lagrimal de Perséfone a lo largo de las estrellas, como un mechón de sauce se desmaya en una poza de ángeles con una inflorescencia panícula disimulando un volantín caído. Un manantial de caricias transborda el brillo de aquellos pentágonos desnudos de sol, degollados de la memoria ronca en el ábaco sexual de los preámbulos, orfebres de los astros nupciales y su dualidad divorciada, tendidos con sus manos convulsas y titilantes en el metal vaporoso, despuntillados en la niebla con una vainilla de manteles chorreados, en donde mi cuerpo, ese grillo obelisco que le cantaba a las olas de tabaco en el Puente de los Macrameses Rasguñados, musicalizó las múltiples siluetas del suelo como una gárgola pétrea en la catedral del silencio, oliendo lo absoluto del delito nocturno con la mirada de mis ojos —no la mía, la de mis ojos—fija en el vacío, tendiendo su alma con artilugios ancianos en el limbo de las tinieblas, arrancado del subsueño como un beso de su cartón de carne.


                                                                                                      “A menudo
                                                                                                        Inflamo bronquios de azul
                                                                                                        En el cielo mortadela;
                                                                                                                               [tiburón llorón
                                                                                                        Del lenguaje muerto,
                                                                                                        En la boca floja
                                                                                                        De la montaña borracha,
                                                                                                        Lenguada en el paisaje.” 


    Un sismo como de calor y contacto sentenció mi alma con un sentimiento en el cual ella parecía zambullirse y quebrarse  la cabeza contra un vaso de cuerpecito más angosto, vidriando los huesos del vaso en una explosión de fuegos artificiales con sus vitrales multiplicados en un millón, y los sorbos de su galactosa apolillados en gotas vinagre. Más tarde, los sahumerios de comadronas en luto que teñían mi alma de cuervos, contrajeron bruscamente los espacios de mi figura que, en un guiño del tiempo, pasó a ser El Vaso, el cual, con un espasmo de esos que truenan las selvas del tráfico entre los semáforos intermitentes de furia, abrigó sus plexos de albedrío bajo los brazos del aire y la espalda de una noche que humedeció de tanto correr entre las horas vacías, despoblando a un demonio de su zodiaco en plural.

    Sobre una estepa de la materia vacua mi alma se reventó en un abrir y cerrar de pájaros, rebanando la nigromancia de ese hombre que la ensarcofagaba en sí, mientras yo seguía en ella con todos mis espacios indisolubles en la pulpa del frutal. Mi yo ilimitado jugando a las escondidas en su propia alma, amenazando al delito nocturno con deambular sobre esa especie de ectoplasma hiperbóreo nevando desde todas partes que, ahorcado con los muslos de lo probable y lo improbable, lo más gustativo era que su equivalencia merecía el vapor de mis deseos merodeando en los extremos de un triángulo, con una maratón de vientos cabalgando a través de sus aristas.


                                                                           “Bienvenido seáis al pecado azul pirata,
                                                                            Bienvenido seáis al charco topo, de cartujas
                                                                                                                                      [ortodoxas
                                                                            Y alguna melena de la reina enmarañada
                                                                            En los oportos del bifé sanguíneo.
                                                                            Bienvenido seáis a la montaña borracha.
                                                                            Que sin ojos
                                                                            La verdad,
                                                                            La mentira,
                                                                            El sueño
                                                                            No despierta.”


    Mi tacto comenzó a desenvainarse —como un abanico de agujas, como la cola centelleante de un pavo real ante la muerte, como las sábanas se trituran de pasión, como la flor gigante y retórica en su época gestual, como el contrapecho de una paloma abriendo sus compuertas implumes al orgullo— ante los cientos de brazos que brotaban desde los acordes de un limbo niñito y desflorado, en el cual naufragaba tan solo sujeto a la balandra de mi espanto. Entonces era sencillo escuchar (-me); —paulatinamente— una ciudad de fantasmas me canturreaba sopranos  altísimos sin estrujar la soledad de su voz en silencio. Silencio que era capaz de entibiar la percepción en una maratón de galgos sulfúricos, pastoreando a la nada en una desposesión absoluta; un percebe con su pavonear flojo, un paralelepípedo sin dimensiones, transparentando un vitral diáfano de arpegios alrededor del dibujo que se dibujaba y desdibujaba, se dibujaba y se volvía a desdibujar con mesteres de brujería, en la procesión de los gases hacia el vermut de la creación, sobre los verbos ausentes que poblaron el limbo —paisaje infierno llano—, como un zapato se sumerge en un tacho de playa sin estornudar, hasta no ser amamantada su nariz con el busto de una perra huérfana de cachorros.


                                                                                        “Entrad sin acento al pecho de mi mar,
                                                                                         Desflorad vuestra razón con verborreas
                                                                                                                                               [de plátano,
                                                                                         Rezad sin desamor sobre las rodillas
                                                                                         De la primera piedra incubada en mi
                                                                                                                                               [oración.

                                                                                         Bienvenido seáis al adiós dislocado,
                                                                                         Al embriague bucólico del rastrillo
                                                                                         Que muerde y descuaja a la Tierra,
                                                                                         Bienvenido seáis a este carruaje
                                                                                         Apurado por el corcel de
                                                                                         Vuestros sueños
                                                                                         Tripulantes.”


    De un momento a otro el espacio, insondablemente blanco, mistificó sus honduras argentinas e hizo converger desde la nada —que lo era prácticamente todo con excepción de mi yo—las mandíbulas de un vórtice vampírico y hambriento que me obligó a llorar con la garganta incisiva persignada en la punta de la lengua, estrujado contra su pecho ciclónico de usufructos de esgrima, y animales de allá; a flaquear en su mortaja cortavientos con los filos escurridizos de un dragón, a morir cordialmente sobre los antitronos de otro mundo, a besar los labios de María sin sacrilegios en su boca, a mecerme en el fémur de la nada sin sentir espeso el suelo. Cerré los ojos —que en ningún momento estuvieron abiertos, ya que que los desposeía— y fui lenta y dolorosamente llenándome de sangre, de entrañas y esas cosas que cuelgan de los seres vivos como la uva de la parra, hasta que adopté una figura completa. Cogí garras y un pelaje negro, como si fuera una sombra más en la pelvis de la noche; una boca con babosas, unos ojos entenebrecidos y salpicados de oro; un deseo ineluctable de aullar, y una selva de faunas oleaginosas masticando los algodones de mi corazón, como sobrepoblado por la baba de un catalizador en constante movimiento de sístole. Estuve en las profundidades del misterio felino, en los páramos desmantelados, a causa del ronroneo  marino de la irracionalidad; trapecista nebloso, estancado con un equilibrio circense sobre los piolines de una muralla aflautada, sufriendo la merma de la noche rauda y solitaria, tragándome el miedo de las sombras hermanas, y desgajando mis sentidos en el fastigio de mi orientación cuchilla.


                                                                                 “Vesánicos colmillos se desengloban del tacto
                                                                                                                                        [hacia el fogón,
                                                                                   Masticando la hinchazón del mundo con un
                                                                                   Sexo púgil de costras, untadas de naufragio
                                                                                   En el buche de las realidades infinitas.
 
                                                                                   Sin orgasmo la montaña no aplaude.
                                                                                   Sin leche la mar no tiene olas.
                                                                                   Sin ramas el viento no ladra.

                                                                                   Sagitario sin su arco.”


    ¡Si supieras, oh Pasífae, esfera ignífera y perpetua de sueños, cómo una estampida de bestias y carcajadas desdentadas barrieron con mi aliento! ¡Sentía que mi cuerpo empañaba la ventana del sudor con gotas de hielo! Pensaba: «el pretérito es un adorno trasero en este valle donde la verdad es un malabar de payasos, y yo: la zancadilla de los payasos ». Mi corazón se fragmentaba en miles de animalitos que marchaban hacia todas direcciones con una prisa banal. Entre mis narices danzaban los flamencos de la locura, con sus voleos de monstruos y gotas musgosas que iban y venían reventando los empedrados de mi Logos. Yo que rasguñaba los terciopelos de mi piel para poder encontrarme muy adentro de mí, torturando las vallas de mi prisión como se pervierte la tinta de un papel bajo la garúa que lame sus palabras como si fuese un cuello femíneo, era una y otra vez escamoteado en esa esfinge de papiroflexias imposibles de reflujo, desesperado, ardiendo en los anhelos del limbo y su catarsis de antimaterias lechosas; verme ahí, postrado sobre mis propias huellas de alma, completamente invisible ante el farol del paisaje vacante, hinchado con sorbos seráficos bajo la cascada del infierno —infierno llano—.


                                                                             “Donde el pedrusco llovizna charcos de
                                                                                                                                         [lágrimas
                                                                              Con el picotazo de los hombres subterráneos,
                                                                              Donde el cielo se queja a gemidos de cebolla
                                                                              Al  ser incrustados por pajarrales en
                                                                                                                                        [pasamontañas,
                                                                              Donde la  flor vomita coartadas incoloras
                                                                              Cuando la ráfaga balancea su estómago
                                                                              Con pezuñas afligidas y señoritas vacunas.”


    Heme ahí con mi alma ebria y desmayada, chupada —nuevamente— por un tifón de dimensiones monstruosas sobre el espanto de una segunda vez de epístrofe y regreso, de diábolo inmortal y subibajas con monociclo, de moscas en el agua y brisas chillándole al ombligo de la maternidad, de allá para acá y de acá para todos lados. Heme ahí desmayado y sin alerta alguna, con la pobre sapiencia de que no era mi alma el letargo único entre los crujidos de tormenta que devoraban el silencio con barcazas quebradas, sino que mi yo yacía también ahí, con todos los pecados y todos los vagones incompletos, con todos sus espacios indisolubles en la pulpa del frutal, como una hoja de palmera que juega a las escondidas con el tiempo, inclinado e inconsciente en el dorso del adagio hegemónico en su boca (la boca del tifón).


                                                                                                       ¿Hacia dónde mis sentidos?
                                                                                                       ¿Dónde encañonar el adjetivo ebrio?
                                                                                                       La armadura de bucólicas en la tierra.
                                                                                                       El toro capeado por la muerte.
                                                                                                       El epíteto sin senos.
                                                                                                       El Todo sin la Nada.
                                                                                                       La Nada sin el Todo.
                                                                                                       La muerte
                                                                                                       La vida
                                                                                                       En una flecha.”


    Caí en el adentro de una figura cilíndrica, un tubo papelucho luciendo una dermatología albina y delgada, un kakemono enrollado con cenizas frescas y empolvado con azúcar flor; el punto vivo en donde mis piernas comenzaron a arder y a ser consumidas en deflagraciones infinitas, a mor de un hocico húmedo que descuidaba sus babas de mercurio caliente sobre mi cabeza y reanudaba lo que hace un segundo había sido el mismo ritual de flan embombillado y chimenea de juguete, sorbiendo —bajo un rictus de lagartija convencida e insaciedad de perro vagabundo— el encéfalo por el cual mi cuerpo se evaporaba desde la punta de mis pies hasta la otra punta barajada en mi cráneo, pivoteando hasta su rostro —de boca húmeda— que empalmaba mi humo, abrumado por algo que tanteaba entre cierto aliento lúgubre, denotando otra cierta experiencia pretextual de mausoleo y cripta, lugar donde se habrían mojado los lagrimales torrenciales de sodio con una congoja insondable en el caftán de sus adentros y su no-adentros. Una mezcla de piel y mar, lágrimas y desiertos, de saleros quebrados y el ultimátum facial. Asimismo, las falanges de su cuerpo apretujaban mi ápice de azúcar flor como si fuese una gota de agua empañando un retrovisor desabrigado, y así, con su gracia de garfio, era retóricamente inclinado y succionado, succionado y golpeado, golpeado ergo inclinado, en un dibujo de óvulos japoneses a través de sus manos y su boca quebrantando las aristas del cielo; de mi cielo tañendo cascabeles de sangre. La hiena uróboros de mi farmacia clausurada. Y luego, entre tanto padecimiento, tanto nudo de brasas y vagones repletos, vi cómo mi vida se arrodilló —quizás vencida— ante las ascuas del infierno, encajonándome la huella en otro suburbio de fuego. Y entre tanto dolor, tanto rasguño del diablo, tanto sulfuro enamorado y tanto de Hades en mi esófago, mi figura fue desgajándose en columnas de cenizas, hasta recluirse en dos pulmones fríos como una dicotomía de alcobas de carne cayendo en el mar glacial, abatida a los pies del leopardo de la muerte, agazapada en las enaguas del sexo mundanal, y brillante en el orgullo del viento, que todo se lo echa al hombro.

    El último de mis entusiasmos fue huir, y lo hice. Huí de la estación humeante, del cigarrillo prostituto y remiendavirgos, del dolor y su anclaje en el tobillo de la muerte, de los cortafuegos de mercurio, jadeando un recuerdo, un palimpsesto doloroso que bien sabía que mi alma había ya matado cien veces en vida, y otras cien en la muerte, con el ancla siempre incrustado en su tobillo. Y fue entonces mi regreso en triadas de tiempo, al espacio vacuo, al palimpsesto colorado y siempre doloroso, al jarrón de olores a cielo y escabeche de sábanas, a las esparragueras de El Vaso roto y deshilachado, al regreso desegresado. Infierno llano —del tiempo, del pensamiento, del viento, de adentros y dentro, de amentos de silencio, del firmamento, de los atentos, del arriendo, del momento de los tuertos, del momento de los muertos—. Ingresar en el regreso regresivamente imposible, egresar del regreso con los ojos de la regresión miopes. Salir. Salir con el mechón del sauce en la poza de ángeles, de la herida con la sangre hamacada en la frente. Salir de golpe, desnudo, de frac, de gorro, calvo, con lágrimas, con espadas a tientas, con trenes, con tranvías escondiendo cosas entre sus vértebras. Salir llorando, salir furioso y salir sin salidas…


                                                                                              “Estrella infralagrimal
                                                                                               Derramada en valses de cisne.

                                                                                               Una rosa susurra fragancias de
                                                                                               Muñecos picaflores en mi cuello.
                                                                                               Con pronunciar vuestro nombre
                                                                                               Amuebla su hocico en mis ojos y
                                                                                               Brinda (¡y cuánto brinda, mujer!)
                                                                                               Manchando sus mostachos de vos
                                                                                                                                    [entera escarlata.”


    En el limbo no alcancé ni siquiera a ensortijar un adminículo de placer bajo el vermut monacal de mis zapatos, que tantos suelos han pisado, peregrinados de vacío y de cristalografías en el féretro de la huella preñada sobre el aire. Volví mágicamente a embriagarme de la forma con una presteza de parpadeo secreto: esta vez era la noche, la noche cálida —paisaje de (des)amor indeciso—.  Así mi alma se engulló bajo las papilas del celaje ceniciento, siendo despiadadamente devorada por la alcoba bucal de los lobos lujuriosos, sumergiéndose entre verbos y adjetivos oscuros, de luciérnagas y sexo. Era un rostro manchado, agangrenado de astros áulicos y un lunar de carne tremendo que se pintaba en la punta de mi nariz, con las náuseas de la témpera amarilla botada en los esbozos de un huevo de oro, lleno del estornudo de la tierra que pululaba entre mis ojos con sus pulmones descascarados. Yo le veía, sí, el lunar amarillo era la Luna, la Luna ubicua y borbotón volcánico.

    Más tarde fue que descubrí que la Luna me lustraba su atracción con “sedujos” masticados en un número de ocasiones incalculables, con la constancia de un chicle insípido en la boca de mis pretéritos, de mil recuerdos, mil gramófonos descompuestos y mil polimerizaciones. Un billete pasajero, un verso recordado, una canción con repetición, un solo de piano, una araña con cuatro y cuatro patas, una atracción subatómica, una fusión de noche y luna entre amalgamas de sustancias tántricas, de cepillo de dientes y dentífrico. La Luna bella y ninfómana, semidiosa y diosa, súcubo y arcángel; el cráter amarillo abierto como el ojo de la verdad en los infinitos de mi cuerpo; la verdad de un deseo, de la alquimia de un beso pasando por todos los eones, de las sábanas trituradas, del ayer de siempre y el hoy de nunca. La verdad… ésa que se tatúa en mi piel de sótano profundo, de bambú putrefacto de ocasos. La verdad con la que quité el bozal de mis besos y desplegué mis labios en una ráfaga juvenil, besando así la prominencia lunar de sus orejas, de sus bocas y de sus mil ojos, con todos los manifiestos de mi atracción encuclillados con la pisada de un barco: ¡ah, el placer de su imagen taquigrafiando canciones verídicas entre cada una de mis transformaciones!

    Sabía de todos los modos y los crímenes posibles que no era ella a quien realmente palpaban —húmedos y cómplices— mis alisios bucales, que mientras lograse mantener mis ojos juntos y mi boca siempre con una abertura en bienvenida de moscas; como se produce el ritmo de un delfín rosado legando suspiros de ecolocación sobre un camarada, podría seguir imaginándola como ese barrueco disparejo deshaciendo un caligrama de palabras con su silueta, que tantas veces proyecté en los tetraedros de mis sueños más deseosos y mis nostalgias más pobladas. De esa manera los alisios de mis besos no la rasguñaban, mis dibujos en su piel con mis dedos estrellados siquiera la entintaban de algo, mi pálpito de universo para ella no intentaban ningún sonido. Todo era vacío; yo no existía y ella bien se sostenía a aquellas sílabas a pesar de que yo la quisiera dejar en mi cofre de nefelismos oscuros, como una remolacha imaga y palpitante. Y entonces respondía a todos mis besos —de carne, de pasión, de palabras, de retroalimentaciones, de ajo, de obuses— con una niebla pasamontañas ocultándola toda de mí, de cada uno de mis yo; atiborrada en un vitral de sonrisas grisáceas, de antifaces de plomo, de vientos hedonistas, de orquídeas cromadas retorciendo mis pantalones en estrellas con puntas de arruga, con un amor perpetuo sin respeto de tacto, una totalidad de malla pesquera sobre mi cenotafio y cadáver, que cada vez se hundía más en sí que en la tierra. Un idilio de apariencias selváticas y leviatán sempiterno, un idilio de rodillas enlodadas, un idilio desidílico.

    Así concluí mi presunción y me sumergí en la aurora negra. Fui almohada de los astros y de ti, el cajón de los vientos, la duquesa de la madrugada y el Edén de las fieras nocturnas, que fenecían de gritos en las eyaculaciones noctívagas, prorrogadas de nuestras manos con el melodrama de dos ancianos bermellones. De estar desnudos nos separó la piel, yo me volví gris y tú negra. No nos mezclamos, nos coloríamos el uno al otro. Tenía una toz imparable de las fonologías que pronunciaban tu cuerpo, una baba que se desprendía de tu nombre embozado en mi boca, mis narices vomitaban tu niebla y ello me empañaba los ojos, mi esqueleto ancho e infinito se sirvió de un vestido gris que fructificó en un abrigó para el ónix de mi silencio —tu muda de piel, serpiente—, chorreado por todas partes, como tristezas huérfanas bajo piedras de mar. Acabé por marearme, por sentir frío entre mis bellos de nebulosas, por sentir frío en cada compuerta desnuda que dejaste en mí, por extrañarte sin consideración alguna, a sentir la nostalgia de tus besos amarillos, y acabé y me acabé por llorar y llorarte; dejar caer una cascada de lágrimas transparentes sobre la tierra seca, dejar caer el orgullo de que alguna vez te acuné entre mis párpados, dejar caer la creación, la desconstrucción de un paisaje sin pasajes, el alcázar de no alcanzar tu cuerpo fuera de las cortinas de ganso. Lloré todo tipo de lágrimas por ti, hasta que mi alma padeció la somnolencia momentánea de una muerte y una vida en dos muecas de alegría y desdicha, y yo no volví a despertar ni a vestir el cuerpo de mi alma con la noche, abnegándome de aquella figura borracha de dialécticas de ti y de mí, corazón tiburón llorón.

    Para cuando recobré eso que definen como «consciencia», estaba en mi cuerpo y su feudalidad humana, con un sabor a besos, a pescado y a fuego que atendía mi boca y se agolpaba entre mis dientes como la espuma en la desembocadura de una cascada interminable. La mesa sostenía mis brazos entrecruzados con una postura faraónica que lo hundía todo en la mar de roble. Todo lo demás pendía de un recuerdo de estelas y pétalos, con figuras difusas que intentaban devorarse entre sí; de pétalos y estelas, de una pareja de flores nupciales masticándose en una luna de miel efervescente, y una pestaña friccionando el agua con salsa de tomate, en una verdad manoseada por el silencio…



La triza al capítulo
(In vitro)


    Verdad que amolda los lares imprescindibles de la huella pasajera, en un grupo de aterrizajes cadenciosos y contrapasos de cisne. (Sub-) oniromancia del pasajero análogo en su aleteo corrugado y exprimido, como una trufa en el velo subterráneo, prosopopeya de contorsionar todos los paisajismos en un cubo de papel, y una mesa de mentira. La verdad se hace sueño y el sueño se hace paisaje, el paisaje se hace pasajero y el pasajero se hace en todas las verdades. Suboniromancia de soñar bajo el sueño, de montarnos de una verdad como el jinete comodoro agita su bestia hasta ruralizar sus tejidos, de lenguas de fuego derramando la inflorescencia de una quemadura en porrazos de jaque mate; una gota de flamas cayendo sin paracaídas hacia todas partes, dibujando lazos que volean la superficie y empuñan los pies de todo aquél que yace con la remuneración de los sueños en la lengua.

    Todo se resume a la cuenta perniciosa de quienes brindan con La Muerte durante aquellas horas que huyen del tiempo, vagando en el velo de los ronquidos; quienes le besan la mano antes de chispear las copas y cobijar la coalición de cristales en un sonido que pareciera el albergue de las mil formas de gritar; quienes vuelan sobre inspiraciones profundas, sujetos al paralelepípedo de la llaga terrenal, a la herida eterna y personal que mancha la espina dorsal de la Tierra y levanta secuelas sobre un globo con sus hemisferios dislocados que, de un momento a otro, deja de ser globo para aquél que hunde su pie en la superficie y su herida y brinda y brinda con La Muerte; quienes recuerdan que en el sueño de estar despiertos han soñado morir en un accidente de la destinación; quienes levantan el cortinaje de los pálpitos en contra de la fauna que puebla esa verdad imprescindible y —a la vez— inexistente…



Unión


                                                                               “De cómo la montaña borracha sumerge         
                                                                                                                                        [lágrimas,
                                                                                Lenguada en el paisaje, (masticando)
                                                                                Un descortinaje al nocturno imperial.
                                                                                Una poza de sueños que duerme despierta.

                                                                                Trotador de cielos: cuanto más alto pujes
                                                                                Al viento, una mariposa titilando la contraseña
                                                                                                                                      [de la muerte,
                                                                                Con plus de naufragio, te salpicará en la tierra
                                                                                Y todo lo arrancarás de la utopía terrenal.

                                                                                Riachuelo baboso resbalando con las patas arriba.
       
                                                                                Verbo caer sin brazos ni piernas
                                                                                Sin estribos ni verbo ni ojos
                                                                                Caer por caer sin caída
                                                                                En los brazos
                                                                                De la ausencia.”


    Una respuesta deseosa se desplomó en seco sobre la mesa. Una batahola de estabilidad desflorada sobre la mar de roble y sus músculos zafios aguantando todo lo que quisiese. Sus patas frontales, simulando un par de piernas salomónicas, se descuidaron de su amovilidad de flamenco al flaquear entre tal magnitud de peso, que convulsionaba como un bulto de merma cruda y caliente sobre su espalda llena. Presuntuosamente la mesa se inclinó ante mí en una reverencia fraternal a la prosodia de un combate, derramando los artículos invisibles que el quiasma de mis ojos sostenía entre sus brazos ópticos, tendiéndolos en ese paño de roble que ahora se agolpaba contra los espacio de aire que nos separaban a mí de él y a él de mí en un desligue de vértigos, en donde la copa de La Muerte, inexorablemente deshabitada de toda sustancia voluble, y ésta misma borracha de una noche inalcanzable para el dedo de la oportunidad, se incluyeron e incrustaron en los eriales de mi cuerpo en sepia, estériles ante tal invitada, y así una anuria el influjo de tu océano, un salar de pájaros negros, un niño llorando por su muñeca en medio de la calle, una contradanza a mis cortafuegos, a mi vida, a mi verdad, y es que todo puede marcharse en un abrazo.




                                                                                                                                   Daniel Viscarra.

1 Comments:

At 27 diciembre, 2011 17:01, Blogger Martin Sosa Cameron said...

Es maestría, antes, durante y después de la experiencia orgásmica, cerrar el alucinante y perfecto relato de los cuerpos, pobres y reales, ricos e imaginados, en la descripción de una unión íntima que mientras dura parece el choque de dos mapas de constelaciones, cerrar la sinfonía, la sintonía con un sencillísimo "todo puede marcharse en un abrazo." Estás abriendo un nuevo camino respecto a tus textos anteriores, tan poderoso como el primero pero ahora incorporando escenas cotidianas, con el lenguaje del sueño para contar y cantar y el idioma de cada día para escribir y describir con oscura claridad un universo que se cubre y descubre al ritmo de la mixtura oculta de dos cuerpos que se anhelan, cobijados por la noche... Una pieza admirable, deslumbrante... Como afortunado lector, ¡gracias, querido Daniel!

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home