lunes, julio 07, 2014

Martín Sosa Cameron Los hijos de Kankusi




Martín Sosa Cameron





LOS   HIJOS   DE   KANKUSI






Eduardo: juega al ajedrez con su sombra y muy pocas veces puede vencerla.
Aurelio: tiene tal plasticidad de movimientos que puede morderse las orejas y mirar su propia nuca.
Laura: es dulce, buena, delicada y hermosa; de allí que sólo reciba la indiferencia de casi todos.
Juliano: tiene varias piernas; con unas camina de aquí para allá, con las otras puede —simultáneamente— permanecer sentado; jamás se cansa.
Lantulina: posee dos cabezas y está siempre alerta; mientras una duerme la otra acecha como una víbora.
Ernesta: sólo hace el amor consigo misma y ya está embarazada.
Worón: anda tanto entre y a través de los otros que uno siempre está tentado de creer que es un ser real.
Orsano: no hay manera de que aprenda algún idioma de los hablados, pero se entiende sin dificultad con arañas, serpientes y polillas, con las que sostiene largas y animadas querellas.
Eusebio: cíclope y ciclán, adivina el futuro de quien lo consulte; mira al interrogador desde su inmenso monóculo, especialmente indicado para su diplopía.
Cosentina: rara sirena con la parte superior en forma de pescado y la inferior de mujer; hace quince años está encinta y todos se preguntan qué saldrá de sus entrañas cuando llegue el momento del parto.
Ramón: su cuerpo carece por completo de huesos y toma las formas que mejor convienen a sus variables estados de ánimo.
Ejofú: por su mezcla de varios seres es fácil de confundir con una persona vulgar.
Alejandra: al revés de Orsano, habla una sola lengua, pero es tan confusa que todos entienden lo contrario de lo que dice.
Marsain: cuando duerme, sus sueños se reflejan en su frente como en una pantalla; y, si uno se atreve a apoyarle una mano encima de las cejas, quedarán impresas en su palma las imágenes oníricas de su dueño.
Felipón: el único dotado artísticamente; sus poemas concretos parecen pinturas, sus esculturas maquetas de arquitecto, y su música se transforma en cemento cada vez que interpreta con singular esfuerzo en un violín del que jamás extrae sonido alguno, llenando su alrededor de escombros.
Caridad: tan desdichada en sus relaciones con los únicos que le son fieles: sus enemigos.
Tancredo: siendo su corazón de piedra y su cabeza hueca, se entretiene introduciendo una mano en su propia coronilla y, empujándola hacia el interior del pecho, la saca afuera con su corazón entre los dedos, lo exhibe orgulloso y lo regresa a su lugar, una y otra vez.
Héctor: es tan estúpido que aparenta inteligencia; tiene la facultad de materializar sus pensamientos, concentrándose en ello todo el día; en los veintitantos años que lleva acumulando sus ideas, puede contemplarlas con alborozo y ver que juntas ya alcanzan el tamaño de una uva.
Dora: semejante a Worón, al poco tiempo de nacer pensaban que era muy pequeñita hasta que comprobaron que carecía de cuerpo; sólo tiene la cabeza.
Antonio: su imagen se refleja en todas partes como si permanentemente lo rodearan espejos, por lo que, cansado de su propia visión, prefiere desplazarse al tanteo con los ojos cerrados buscando sitios oscuros, únicos lugares en donde se siente cómodo.
      


(Nadie debe sorprenderse de semejante descendencia si observa con atención y descubre que la madre y el padre son un mismo individuo, habitante casi siempre, como Antonio, de rincones poco iluminados, pues si le da la luz, aventajando a Eduardo, invariablemente proyecta, desde su único cuerpo, dos sombras.)

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home